lunes, 29 de febrero de 2016

Steve Earle- No Saldré Vivo de Este Mundo. Una crítica.



La publicación de No Saldré Vivo de Este Mundo me llamó la atención de inmediato. Su atrayente título, la bonita portada y el hecho de que fuera la primera novela larga del reputado músico y activista político Steve Earle me predispusieron a su favor, aunque he de reconocer que no lo he tenido en mis manos hasta que en un intercambio de libros con un amigo –merci Antonio- lo canjeé por Absolute Beginners de Colin McInness.

Conocemos a Joseph Alexander Ebersole III, descendiente de una prestigiosa familia de médicos de Louisiana, al que su adicción a la heroína ha convertido simplemente en Doc, un matasanos al que le han retirado la licencia para ejercer y que pasa consulta en el bar de una pensión en South Presa, uno de los barrios más marginales de San Antonio. Sus clientes habituales son prostitutas con enfermedades venéreas, jóvenes con embarazos indeseados que remediar y heridos de bala o cuchillo en reyertas nocturnas.

Doc puede ver y oír al fantasma del músico Hank Williams, que le acompaña e importuna desde su muerte. Así, entre escuchar al merodeante fantasma y realizar operaciones, casi siempre desesperadas, para conseguir costearse su implacable adicción, pasan los días sin vislumbrar ninguna luz ni final de túnel hasta que aparece Graciela, una inmigrante ilegal mexicana muy joven, necesitada de sus servicios.

La intervención es complicada quedando la joven muy debilitada y requiriendo una larga recuperación. Cuando Graciela está repuesta del todo ya ha pasado a formar parte de su vida y empieza a ayudarle en sus operaciones. Poco a poco, Doc se da cuenta de las sorprendentes facultades de la joven: tiempos de recuperación de los pacientes asombrosamente cortos, operaciones imposibles con resultados exitosos e incluso cambios en el comportamiento hacia mejor de las personas a las que conoce. Incluso Doc consigue dejar atrás su adicción a las drogas sin especial dificultad. Pero todo este periodo de felicidad no puede durar. ¿Cuánto tardará en alcanzar la suficiente repercusión los supuestos milagros de la auxiliar de un médico abortista para preocupar a la iglesia o a la policía?. La aparición por la zona del sacerdote de la parroquia más próxima, desconcertado por el incremento de la fe y el número creciente de sus feligreses, complicará el día a día de nuestros felices protagonistas provocando la aparición de negros nubarrones en su próximo horizonte.

Ésta es la interesante trama de No Saldré Vivo de Este Mundo. A pesar de tratarse de la primera novela larga de Steve Earle no encontramos ningún defecto típico en obras primerizas. Entre sus aciertos destacan una trama bien construida, personajes potentes y muy bien perfilados –tanto los principales como los secundarios-, referencias históricas que sitúan perfectamente la acción y una muy acertada descripción del ecosistema que puebla los bajos fondos de San Antonio. Se pueden rastrear en la historia detalles autobiográficos del autor, especialmente en todo lo relacionado con las drogas.

Sorprende positivamente el tono del libro, claramente emparentado con el Realismo Mágico. La presencia de fantasmas, poderes sobrenaturales y la alegría de vivir y generosidad de los personajes a pesar de estar situados al borde de la delincuencia o bien, totalmente dentro de ella, son buenas muestras de ello. Este encanto que transmiten consigue que el lector empatice con ellos, a pesar de su entorno hostil.

Como trasfondo trágico, el autor refleja la dureza de la vida de un adicto a las drogas, encaminando su vida con el único propósito de conseguir el dinero para sus dosis estando dispuesto a cualquier cosa para ello. También muestra la corrupción en la policía y la escasa atención hacia barrios tan marginales como el que se desarrolla la acción. Pero la crítica más dura se la guarda para la Iglesia Católica, denunciándola como un ente retrógrado e inmovilista, sin ninguna intención de aperturarse y dispuesto a ocultar cualquier hecho que pueda afectar a su hermética estructura. Aunque pasa de soslayo sobre la trama, no podemos dejar de destacar la ilusión que produjo en buena parte de la sociedad norteamericana la elección de JF Kennedy como Presidente y la posterior conmoción que produjo su asesinato.

No Saldré Vivo de Este Mundo es un novela muy agradable en la que sus páginas transcurren llenas de encanto. Se lee con facilidad encaminándonos a un final que no por oscuro y turbulento deja de ser coherente. Grata sorpresa provocada por esta novela, que coloca a Steve Earle como uno de los músicos que vale la pena seguir en su carrera como escritor ya que, por desgracia, no todos merecen esa consideración.


Steve Earle en la Wikipedia
Steve Earle

Recomendación: 
Intercambiar libros. Dejarse sorprender por gustos de otras personas (bueno, un pequeño filtro sí que puede ser necesario).

Durante la escritura de esta reseña escuché el alegremente triste El Ventrílocuo de Sí Mismo de Sr. Chinarro, el intenso Ballenas Muertas en San Sebastián de los imprescindibles El Columpio Asesino y el muy divertido Reservoir de unos inspirados Fanfarlo.

sábado, 20 de febrero de 2016

Hazte Lapón- No son tu Marido. Una crítica.



Conocimos a Hazte Lapón con la publicación de su primer disco Bromas Privadas en lugares Públicos (2013), un disco irregular aunque nada desdeñable que contaba con varias canciones muy destacables. El año siguiente publicaron el EP El Traje del Emperador con temas enormes como Solo Dios Dirá y, especialmente, Copla de Amor del Perro de Pavlov. Este EP fue un paso adelante tan grande a nivel de calidad y producción que se esperaba con mucha expectación la publicación del nuevo disco de los “lapones”, titulado No son tu Marido, y que finalmente se lanzó en octubre del año pasado.  



El título del mismo está tomado de un relato de Raymond Carver y no deja de ser coherente con lo que nos ofrece el grupo, pequeños relatos salpicados de normalidad en forma de canciones. Lo primero que llama la atención es la preciosa portada realizada por el propio Lolo Lapón.



No son tu Marido se inicia con una terna irresistible: el primer single Hushpuppy, la muy efectiva y pegadiza Odiar (cuyo éxito habrá sorprendido incluso al grupo gracias a su ritmo contagioso y su vitriólica letra) y la acelerada y divertida Procrastinar. Tres temas que son un directo a la mandíbula y que generan adhesiones inmediatas. A continuación la oscura El Rey de la Lluvia y la sorprendente Mudanzas, dedicada a una de las mayores pesadillas domésticas -junto con la realización de obras- que puedan existir. La primera cara del disco finaliza con la oda al amor fou que es Amor Bomba con su crescendo guitarrero que acaba llenando todo el espacio.



La segunda cara del LP reduce la velocidad y relaja el ritmo, adquiriendo un tono más intimista y confesional, como en la nana Durmiendo con el enemigo, Bartleby Enamorado y la critica El Cielo Protestó. La exagerada y ácida Tanatorios es la excepción al tono pausado del conjunto y nos guardamos para el final dos tesoros que ganan con las escuchas: la declaración de amor incondicional que es Cómo funciona un corazón y, especialmente, la deliciosa fábula sobre la vida en pareja y sus imperfecciones varias que es Arte y Ensayo.



No son tu marido es un disco de pop variado y poliédrico. Un pop ambicioso que abarca un amplio espectro que va del pop de cámara de reminiscencias Divine Comedy hasta alternar con los Pixies más desquiciados, pasando por los envolventes Magnetic Fields y picoteando en unos Manos de Topo sin misoginia. Tampoco se olvidan de fijarse en los Violent Femmes más rítmicos y acelerados añadiendo gotas de unos cercanos y costumbristas Franco Battiato, Vainica Doble e incluso reflejándose en los Klaus & Kinski más folk.



A pesar de su enganche inmediato producto de sus primeras canciones, es un disco que no solo aguanta bien la repetición sino que gana con la insistencia. La producción de  David Acero y el mismo grupo es muy acertada, encajando todo en su sitio sin estridencias. Las sucesivas escuchas permiten descubrir tesoros en forma de arreglos siempre perfectamente diseñados, así como guiños en sus letras que podrían pasar desapercibidas a la primera. Respecto a sus letras, uno de los aspectos más llamativos y comentados del disco, destacar que su gran mérito estriba en ensamblar fácilmente unos textos de variadas interpretaciones, dándoles una apariencia de construcción ligera siendo todo lo contrario, letras con una cierta carga ácida e irónica disfrazadas de inofensivos hechos cotidianos.



Grandísimo disco hecho por unos músicos en estado de gracia que han conseguido un disco atemporal, destinado a perdurar y que se convertirá en referencia durante los próximos años. Su variedad y calidad provoca que esté por encima de las modas, consiguiendo filtrar sus reconocibles influencias en un sonido propio y distintivo que, de momento, ya ha provocado que Hazte Lapón dé un paso de gigante, convirtiéndose en la última sensación del indie pop español, con una repercusión mucho mayor y una gran cantidad de nuevos acólitos. Si a alguien le queda alguna duda, Hazte Lapón de una vez.

HUSHPUPPY

ODIAR

TANATORIOS

NO SON TU MARIDO EN SPOTI


sábado, 6 de febrero de 2016

James Ellroy- Réquiem por Brown. Una crítica.




Hace ya unos años leí la Trilogía de Lloyd Hopkins del reputadísimo James Ellroy. Me gustó tanto que tuve claro que debía ponerme a fondo con su obra, aunque lo cierto es que se quedó solo en la intención. Esta pequeña espina clavada me la empecé a sacar cuando en la Biblioteca Pública encontré Réquiem por Brown, la novela debut del autor, publicada en el ya lejano 1981.



Su protagonista, Fritz Brown –anteriormente desastroso policía, alcohólico y drogadicto redimido así como apasionado de la música clásica- se dedica a la poco honorable profesión de recuperador de coches impagados y eventualmente también ejerce de detective privado. En una de éstas ocasiones, un personaje de aspecto tan estrafalario como repulsivo, Fat Dog Baker, le contrata para investigar a un empresario judío de peletería llamado Sol Kupferman que es el protector de su joven hermana Jane, con la intención de que Brown descubra algo turbio en su vida para que así ella le abandone. A pesar del asco inmediato que le provoca su cliente, la exhibición de un grueso fajo de billetes convence a Fritz Brown de aceptar el caso.



Después de investigar al empresario y, de paso, enamorarse perdidamente de Jane Baker y de su pasión por el violoncelo, tan solo descubre que Kupferman estuvo relacionado con la mafia décadas atrás. Sin embargo, como más trata a Fat Dog, más dudas alberga de la procedencia del dinero –del que hace ostentación sin ningún reparo- así como mayor certeza de su desequilibrado estado mental por lo que decide dirigir hacia él sus pesquisas y de paso, convertirse en ángel protector de su amada Jane.



Lo que parecer ser una sencilla investigación sobre un zarrapastroso caddie acaba convirtiéndose en un turbio y sorprendente recorrido desde el subterráneo de los lujosos clubs de golf hasta la corrupta policía de Los Ángeles, pasando por el mundo de las apuestas clandestinas y desembocando en un fraude millonario en el pago de las pensiones. Fritz Brown ve en ello la oportunidad de redimirse de su pasado, convirtiéndose casi en un cruzado y con el anhelo de iniciar una nueva vida. Pero podrá vencer un iluminado detective a una poderosa y muy lucrativa organización que ha funcionado a la perfección y con total impunidad desde hace muchos años?.



Con este impactante debut enmarcado dentro del hard boiled más clásico, James Ellroy recoge el testigo de grandes autores clásicos como Dashiell Halmet, Raymond Chandler o Jim Thompson. Su estilo de narración es directo, seco y cortante. La narración refleja una sociedad podrida, repleta de injusticia y con unos corruptos y poderosos tentáculos para que el status no se altere. En el desarrollo de la acción y en la mente de los personajes, el uso de la violencia está justificado integrándose en su comportamiento. El autor no se esfuerza lo más mínimo para que el protagonista, Fritz Brown, caiga simpático al lector sino que éste no es más que un esclavo de sus imperfecciones (entre otras, alcoholismo, soledad y un poderoso aire de desesperanza). Comportamiento e imperfecciones que le sitúan a la estela de grandes iconos como Sam Spade o Philip Marlowe.



Con los referentes que hemos citado, está claro que Réquiem por Brown me parece un debut deslumbrante, que con toda justicia dio fama y repercusión a su autor, empezando a grabar su nombre con letras de oro dentro del género de la novela negra.


James Ellroy en la Wikipedia
James Ellroy

Recomendación: 
Descubrir tesoros leyendo a James Ellroy. Escarbar y picotear en las obras referenciales de los grandes citados en la reseña.

Durante la escritura de esta reseña escuché el magnífico Salve Discordia de Triángulo de Amor Bizarro (felicidades chicos, 4 de 4), el brutal Adore Life de Savages así como el nunca suficientemente reivindicado Ortopedias Bonitas de los divertidísimos Manos de Topo.