miércoles, 30 de septiembre de 2015

The Bohicas- Girlfriend



Girlfriend, where are you going? I said, girlfriend
You can act like you don't know it but my world ends
By the swing and the slam of the door
Behind you and I find you've set course
Where are you going, girlfriend?

Midnight, I scale the suburbs every midnight
I lose my lover and the traffic lights
Go red and the mopeds speed through
Always mayhem in the A.M. with you
So, where are you going, girlfriend?

And you still won't pick up the phone
Location: unknown
Where do you go?
Wherever it is
Whatever you do
When you disappear
And when I find you
I remember why
You are my girlfriend, my girlfriend, my girl

Uptown, in the arms of another
Can't you cut down, making me suffer
'Cause my mind ain't my own

And you still won't pick up the phone
Location: unknown
Where do you go?
Wherever it is
Whatever you do
When you disappear
And when I find you
I remember why
You are my girlfriend, my girlfriend, my girl

I remember why
You are my girlfriend, my girlfriend, my girl

Wherever it is
Whatever you do
When you disappear
And when I find you
I remember why
You are my girlfriend, my girlfriend
My girlfriend, my girlfriend
My girlfriend, my girlfriend, my girl 

viernes, 25 de septiembre de 2015

Muse- Drones. Una crítica.


La escucha de los últimos discos de Muse es como ver jugar a tu jugador preferido en el máximo rival. Las críticas hacia él van a ser implacables y si encima, el Figo de turno provoca, no puedes ni quieres evitar cebarte en él. Un poco como pasó con The Resistance y The 2nd Law.



De todas maneras, el hecho de que Muse anunciaran que con Drones volverían a sus raíces despojándose de parte del ropaje electrónico que llenaba el deplorable The 2nd Law provoca que su último trabajo fuese un disco muy esperado y estuviésemos expectantes a su publicación. Después de unas cuantas escuchas vamos a desmenuzarlo tema a tema.



DEAD INSIDE: El inicio de esta canción ciertamente recuerda a discos pretéritos de Muse. Buena guitarra, gran batería marcando el ritmo, hasta que en poco tiempo decae. La canción no es más que un calco de muchas de ellas, faltándole fuerza e interés y, además, Matt se empeña en creer que son U2 y aburre con su manera de cantar.



(DRILL SERGEANT): Interludio inspirado en el original de la película Full Metal Jacket que se utiliza como excusa para llenar de gritos la siguiente canción.



PSYCHO: Primer single. Guitarras y guitarras que recuerdan a Deep Purple o a los Marilyn Manson más hard-rock. Muse intentando apabullar al oyente con riffs poderosos de guitarra y pesadas baterías.  El tema se defiende bien hasta llegar a los samplers plagados de gritos del Drill Sergeant y sus soldaditos que logran arruinar la canción si es que el repetido “Your ass belongs to me now” no lo había hecho ya. Bajísimo nivel en la letra que tira de slogan efectista para captar nuevos adeptos.



MERCY: Eliminan pirotecnia, reducen intensidad, ahorran gritos y efectos innecesarios, consiguiendo una buena canción. En este caso, menos es más.



REAPERS: Después de Mercy nos quedamos de piedra con el inicio de Reapers, ya que pinta a gran tema. El grupo debió darse cuenta de que lo podía ser y a partir del minuto 2 empiezan a destrozarla: épica desmedida, falsete particularmente molesto de Matt, tedioso solo de guitarra de casi un minuto y estériles guitarrazos alargados y repetitivos.



THE HANDLER: Efectos en la voz y buenos teclados, guitarras efectivas y contundentes. Un tema normalito en la carrera de Muse pero entre medio de tanta pompa es de lo mejorcito del disco.



(JFK): Otro interludio marcando postura. En un disco con clara conciencia política no podía faltar el asesinado presidente americano.



DEFECTOR: El tema más Queen del disco. Los chillones coros son, sencillamente,  insoportables.



REVOLT: Esta canción contiene el mejor estribillo del disco y nada más. Por tanto, se limitan a repetirlo hasta arruinarlo y provocar que el oyente termine odiándolo.



AFTERMATH: Decir que recuerda Brothers in Arms de Dire Straits lo dice todo. En algunas críticas han destacado esta canción aunque lo único que destaca es el bostezo que produce. Matt Bellamy meets Bono. Empieza a ser preocupante tanta reiteración en este punto de encuentro.



THE GLOBALIST: 10 minutos de canción compuesto por: 1:30 de silbidos, 1 minuto de solo de guitarra,  Matt Bono en un medio tiempo un par de minutos, a mitad de canción empiezan a atronar riffs de guitarreras convirtiéndose en un pesado grupo de metal, 3 minutos después se convierte en una nana grandilocuente hasta el final de la canción. Esta extraña mezcla inane, inocua y larguísima no funciona en absoluto. Escuchar esta canción es desperdiciar 10 minutos de vida.



DRONES: Para terminar tienen la genial idea de hacer un tema a capella. Ridículo, pero como hace un cuarto de hora que he desconectado ya ni me importa.



La deriva político-conspiranoica que han tomado las letras de Muse –en Drones bordeando el ridículo frecuentemente- provoca que cada vez recuerden más a U2 y al tedio insondable que producen los discos de los irlandeses desde el siglo pasado. Como Matt Bellamy y los suyo son chicos listos, han decidido combatirlo a base de épica, pirotecnia y contundencia, llenando todas las canciones de metaleros riffs de guitarra, falsetes, coros imposibles reminiscencia de Queen y gritos, muchos gritos. Todo ello metido en unos temas que se alargan excesivamente para dar cabida a estribillos que se repiten con frecuencia para poder destacar dentro de canciones excesivamente saturadas dando como resultado un batiburrillo ampuloso e indigerible, provocando que Drones sea un disco excesivo, pesado e incluso molesto. Buena muestra de lo flojo que es el disco es que canciones como Mercy y The Handler se convierten en lo mejor del disco, cuando en discos anteriores serían temas que no destacarían en absoluto.



Tercera castaña consecutiva perpetrada por Muse que provoca que otra legión de antiguos seguidores se quede por el camino y lo que es peor, hayan agotado casi íntegramente su crédito.
PSYCHO

DEAD INSIDE

MERCY

Drones en Spoti

jueves, 17 de septiembre de 2015

Tulsa- Oda al Amor Efímero

No somos por aquí demasiado de hacer publicidad. Pero enterarnos de que la banda sonora de la última película de Jonás Trueba, Los Exiliados Románticos, está compuesta por Miren Iza y Tulsa, es sinónimo de imperatividad para verla. O mejor dicho, escucharla.


Podría pasarme la vida lamiéndome las heridas
 y aún no cicatrizarían.
Mejor me levanto y salgo de este estéril letargo. 
Y vuelvo a empezar a empezar a creer 
que hay alguna opción de ganar.
No me importa si eres listo o idiota, 
te voy a querer igual. 
Si apareces ahora mismo entre los peces, 
te voy a perdonar cualquier pecado mortal.
Podría por fin demostrarse que todo es un sinsentido,
y aún no existirían los caminos. 
Podría hacerme leer la mano seis veces al año, 
y aún no sabría dónde ir.
No me importa si eres listo o idiota, 
te voy a querer igual.
Si apareces ahora mismo entre los peces, 
te voy a perdonar cualquier pecado mortal.
Daremos cine italiano o si prefieres cine francés.
Nos buscaremos las cosquillas, 
las agotaremos en un mes. 
Toda mi ambición es verte,
es enredar la noche de ayer.
Mi casa vacía es tu casa vacía y yo...
te voy a querer.
No me importa si eres listo o idiota,
te voy a querer igual.
Si apareces ahora mismo entre los peces,
te voy a perdonar cualquier pecado mortal.
Me conformaré con ver la vida pasar.
Nada de esto será trascendental.

sábado, 12 de septiembre de 2015

Michael Chabon- El Sindicato de la Policía Yiddish. Una crítica.


Conocimos a Michael Chabon gracias a Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay, libro muy recomendable que homenajea a los primeros creadores de cómics americanos y que disfrutamos mucho durante su lectura. Con estos antecedentes poco nos costó decidirnos a adquirir El Sindicato de la Policía Yiddish a pesar de su horrenda portada.



La acción se desarrolla en una realidad alternativa en la que el estado de Israel desapareció a finales de los años cuarenta del siglo pasado y la diáspora judía se reunió en la población de Sitka, un decrépito asentamiento de origen ruso en la estadounidense Alaska, en el que la población judía han mantenido durante 60 años un estatus de estado provisional. Pero esta situación tiene fecha de caducidad ya en pocos meses se producirá La Revocación, que consiste en la pérdida de este status y los privilegios de la población de Sitka. Los crecientes rumores señalan que deberán abandonar el país la mayoría de sus habitantes.



En este decadente ambiente se halla el cadáver de un yonki, asesinado en su habitación de un decrépito hotel. El detective Meyer Landsman es el policía asignado al caso y nuestro protagonista. Alcohólico, insomne y hecho una ruina desde la separación de su esposa. A pesar de su deplorable estado personal, la investigación va avanzando poco a poco, hasta acabar descubriendo que el difunto es ni más ni menos que el Mesías, el Elegido del pueblo judío que les tenía que guiar en el camino a la Tierra Prometida. Aunque, como resulta evidente, ha desviado ligeramente su camino. Ni la orden de cerrar el caso por parte de sus superiores ni las trabas y amenazas encubiertas recibidas tanto de parte de las altas esferas judías de Sitka como de los enviados del gobierno de los EEUU, impedirán al detective Landsman continuar adelante hasta resolver todos los enigmas y conexiones que rodean el asesinato que está investigando.



A pesar de este interesante planteamiento de realidad alternativa y de cómo el protagonista se da de bruces con un complot mundial para resolver la provisionalidad del pueblo judío, la lectura del libro es muy farragosa. Michael Chabon utiliza constantemente palabras en yiddish –por ello incluye un pequeño diccionario al final del libro- y en  argot –suponemos inventado- de Sitka, que hemos de interpretar por contexto, hecho éste que interrumpe constantemente el ritmo (imaginar el esfuerzo realizado por el traductor produce vértigo). Pero no solo eso, nos gustan las metáforas y los símiles, pero el uso y abuso de ellas por parte del autor, que en muchas ocasiones no aportan nada, se traducen en parrafadas ciertamente plomizas en que es muy fácil dispersarse y perder el hilo de la acción. Especialmente en la primera mitad del libro, la narración avanza a trompicones y las diferentes historias se mezclan y entrecruzan de manera confusa, mejorando ligeramente en la segunda mitad pero sin desprenderse de una cierta aridez  que acompaña hasta el final de la lectura.



Defrauda El Sindicato de la Policía Yiddish tanto por su espinosa lectura como por el escaso botín que ofrece su desarrollo respecto a lo ambicioso de su planteamiento.

Michael Chabon en la Wikipedia
Michael Chabon

Recomendación: 
Las Asombrosas Aventuras de Kavalier y Clay
Durante la escritura de esta reseña escuché el maravilloso In Rainbows, sin ninguna duda uno de los mejores discos de los últimos diez años,  su hermano pequeño In Rainbows 2, el fascinante Regiones Devastadas de Blacanova y también el arrollador Beta de los debutantes El Lado Oscuro de la Broca.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Bill Ballinger- Retrato de humo. Una crítica.



La semana pasada los responsables de la barcelonesa librería Negra y Criminal comunicaron su próximo cierre. Triste hecho que no deja de ser paradójico ya que en pleno auge de la novela negra, una de las mejores librerías especializadas y de las que mayor actividad de difusión ha realizado, tiene que dejarlo. La crisis económica y la competencia de las grandes superficies son enemigos invencibles. Precisamente en el último pedido realizado a Negra y Criminal, me dejé llevar por sus recomendaciones y encargué Retrato de Humo de Bill Ballinger, un libro y un autor poco conocido por estos lares.



Retrato de Humo está ambientado en la época dorada de la novela criminal en USA, entre los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado y explica la historia de Danny April, joven avispado y emprendedor que al encontrar un recorte de periódico antiguo, inicia la obsesiva búsqueda de una bellísima mujer, Krassy Almauniski, que recuerda de un encuentro casual diez años atrás del que conserva una vivísima impresión.



Esta búsqueda no será nada fácil debido al tiempo transcurrido y, especialmente, porque cada vez que halla el hilo de Krassy, ésta se desvanece como el humo y sin dejar ningún rastro. Esta incertidumbre contínua incrementa la determinación de Danny y solo su tenacidad, perseverancia y dotes detectivescas logran que una y otra vez halle nuevos datos que puedan hacer avanzar su investigación y conducirle al final deseado, encontrarla y resolver el enigma que envuelve a la mujer.



La estructura del libro alterna a los dos personajes: inicia la novela con Danny y el autor nos muestra a una mujer idealizada resultado de los pensamientos ansiosos y anhelantes del joven. En contraste con la voz de Krassy, que se nos muestra encantadora y decidida, y que saca partido sin dudar de su bello aspecto. Una encantadora femme fatale que bajo su aparente fragilidad esconde una mente fría, tenaz y calculadora que madura sus planes para ejecutarlos con precisión y que no se detendrá ante nada ni nadie para conseguir sus propósitos.



Bill Ballinger se muestra como un excelente escritor, los personajes son magníficos y están perfectamente descritos. Las motivaciones del comportamiento y actos de Krassy, el ansia ciega de Danny y su fe en la búsqueda (cual Quijote en busca de su Dulcinea pero en un duro Chicago poco después de la 2ª Guerra Mundial) a pesar de que a cada bandazo de su ideal debe empezar prácticamente de cero. Es muy destacable como mantiene y acrecienta el interés del lector, que constata como cada vez es más factible que sus caminos se crucen y al ocurrir la historia se tornará otra, aún más interesante.



La lectura de la novela es una delicia. Los capítulos se devoran con pasmosa rapidez y la alternancia de las historias da un gran atractivo a la narración provocando que sus 223 páginas se hagan escasas. Retrato de Humo es una joya y la femme fatale encarnada por Krassy es un personaje de los que se recuerdan mucho tiempo.  

Bill Ballinger en la Wikipedia
Bill Ballinger

Recomendación: 
Leer La Mujer del Pelirojo del mismo autor.
Durante la escritura de esta reseña escuché el vitalista The Making of de The Bohicas, el sorprendente y gratificante La Calma Chicha de Tulsa y el magnífico Ezlekuak de Lisabö.