martes, 28 de julio de 2015

Maronda- Vibraciones. Una crítica.




Hace ya algunos meses se publicó el último disco de Maronda, Vibraciones, tercero después de sus fantásticos trabajos anteriores: El Fin del Mundo en Mapas y La Orfebrería Según los Místicos.

En esta ocasión, Pablo Maronda –compositor y cantante- se rodea de su fiel compinche Marc Greenwood, así como de Paco Beneyto y Alfonso Luna convirtiendo a Maronda en un grupo estable en lugar de un proyecto personal.

Esta sensación de grupo compacto, rodado y bien compenetrado se percibe claramente en el inicio del disco con un trío de canciones impresionantes: Brindar con Detergente, Quemando Cromo –primer single- y la magnífica Nefertiti. Canciones aceleradas con poderosas bases rítmicas y fastuosas guitarras envolviendo la soberbia voz de Pablo. Después de este vitaminado inicio de disco, que la mayoría de grupos indie de este país firmarían con los ojos cerrados, Vibraciones continúa con la bonita Pastoral de Tierras Baldías en el que el cantante adopta ese tono crooner que tan bien se le da. La primera cara del álbum se cierra con El Oráculo, tema en el que la distorsión se va apoderando gradualmente de la canción hasta desembocar en un estruendoso crescendo.

La segunda cara empieza con otro de los diamantes que nos ofrece el disco, La Fe Inmortal, maravillosa canción de claras reminiscencias arcadefireanas y toda una evolución en el sonido del grupo. En Improvisado sorprenden con un chispeante y contagioso teclado que protagoniza y embellece toda la canción. Ajoblanco y sus guitarras con aroma a The Kinks nos llena de aromas sixties, volviendo a tiempos más actuales con la socarrona Alguien Mejor que yo para terminar el disco con la espléndida (No va a quedar) Nadie en Madrid, canción que critica la Ley Mordaza y la descarada manera en que los gobernantes ignoran las protestas del pueblo. 



En este tercer disco Maronda sigue evolucionando, con un muy destacable trabajo de Marc y Pablo en la producción, ampliando constantemente la paleta sonora del grupo, aunque siempre enmarcado por su característico pop luminoso en el que destaca la cálida voz de su cantante, uno de sus puntos fuertes. Si en discos anteriores sus canciones nos recordaba al pop de los 70, en esta ocasión suenan rabiosamente actuales aunque con pizcas de sonoridades de otras décadas.



Las letras siguen incidiendo sobre el amor, su ausencia y la complejidad de las relaciones de pareja. Con el gran mérito de una lírica depurada que no cae nunca en la obviedad.



Vibraciones es otro excelente trabajo de Maronda. Tres de tres en su ejemplar discografía. Excelencia que parece que siga pasando un tanto desapercibida teniendo en cuenta su escasa presencia en la programación de conciertos y festivales de este país, siempre encabezados por grupos que repiten la misma canción sin ningún riesgo, oscilando entre la vácua emoción pretenciosa y la canción infecciosa de éxito inmediato y rápidamente prescindible.

Además como estos chicos son bien majos, dejan el disco en descarga con precio a voluntad  Descarga  

QUEMANDO CROMO

NEFERTITI

LA FE INMORTAL


Vibraciones en Spoti

lunes, 13 de julio de 2015

La Bien Querida- Premeditación, Nocturnidad y Alevosía. Una crítica.



Con su anterior disco, Ceremonia(2012), La Bien Querida nos sorprendieron dando un golpe de timón llenando sus canciones de ritmos kraut y sintetizadores, recordándonos a grupos como New Order e incluso, por momentos, a The Cure. Este cambio fue un acierto en toda regla reorientando la carrera del grupo en una nueva dirección y dejando a un lado la lánguida imagen de cantautora con guitarra acústica que se había forjado en sus dos primeros discos.


Algo más de dos años después nos sorprenden publicando, en pocos meses, tres Ep’s de nombres Premeditación, Nocturnidad y Alevosía que al unirse dan nombre al nuevo disco. Aunque se trate de 3 Ep’s, el disco resultante sigue una línea homogénea sin verse lastrado por su origen discontinuo y está compuesto de 12 canciones, para unos escasos 44 minutos.


Siguiendo sabiamente la senda iniciada en su anterior disco, en este nuevo trabajo continúan siendo las protagonistas los ritmos kraut y las programaciones electrónicas, sobrevolando la bonita voz de Ana Fernández- Villaverde pero haciendo hincapié en unos arreglos mucho más contundentes, retorcidos y agresivos que en su predecesor y con un mayor peso y presencia de las percusiones, que en algunas canciones –Carretera Secundaria, Geometría Existencial, Ojalá Estuvieras Muerto- incluso pueden recordar a grupos como Machine Head o, salvando las distancias, a unos Nine Inch Nails suavizados.


Incluso con estas texturas más densas y rugosas siguen cultivando preciosas canciones pop, destacando la inicial Poderes Extraños, la ligera Música Contemporánea, la –jugando con el título- circular Vueltas (con su final “planetario”) e incluso la aflamencada Disimulando.


Las letras siguen orbitando sobre el amor, pero especialmente sobre amores enfermizos: relaciones dependientes, dolorosas, dañinas e incluso vengativas. Buena muestra de ellas son Alta Tensión –a nuestro entender la mejor canción del disco- con su fantástico crescendo o la explícita Ojalá estuvieras muerto. Siendo la excepción a esta temática doliente la luminosa Muero de Amor con la que cierran el disco.


David Rodríguez y Ana Fernández- Villaverde -La Bien Querida-  han vuelto a arriesgar dando otra vuelta de tuerca a su sonido y con Premeditación, Nocturnidad y Alevosía la apuesta les ha salido ganadora, consiguiendo otro gran disco que les diferencia de la mayor parte de la mimética escena indie-pop española.  

     PODERES EXTRAÑOS 

ALTA TENSIÓN

MUSICA CONTEMPORÁNEA

PREMEDITACIÓN, NOCTURNIDAD Y ALEVOSÍA en Spoti