miércoles, 25 de febrero de 2015

Royal Blood- Out of the Black


How did it feel when it came alive and took you
Out of the black
It broke your skin and shook through
Every part of me, every part of you

You made a fool out of me
And took the skin off my back running
So don't breathe when I talk
'Cause you haven't been spoken to
I got a gun for a mouth and a bullet with your name on it
But a sliver for a heart beating blood from an empty pocket

I never wondered why
And you didn't care when
You closed every day
I washed away your sin

And I promised you
Like you promised me
That those vows we made
We fucked them up for free

You made a fool out of me
And took the skin off my back running
So don't breathe when I talk
'Cause you haven't been spoken to
I got a gun for a mouth and a bullet with your name on it
But a sliver for a heart beating blood from an empty pocket

You made a fool out of me
And took the skin off my back running
So don't breathe when I talk
'Cause you haven't been spoken to
I got a gun for a mouth and a bullet with your name on it
But a sliver for a heart beating blood from an empty pocket

And it's hard, this world
Never lets you go
Deals your cards right here


martes, 17 de febrero de 2015

Sam Savage- Firmin. Una crítica.




Hace unos días me acerqué a la Biblioteca Pública, despues de meses sin hacerlo, a recoger un libro para una compañera de trabajo. Una vez cumplido mi propósito me dediqué a uno de mis placeres preferidos: curiosear tranquilamente entre las estanterías ordenadas de libros para elegir alguno de ellos. De repente, una portada me llamó poderosamente la atención: el dibujo de una fea rata leyendo un libro (y qué rata no es bien fea?). Me gustó tanto que tuve muy clara la elección y me lo llevé para casa.



La rata se llama Firmin, título del libro, y su escritor Sam Savage. De ninguno de los dos tenía la más remota idea, a pesar de que en la misma portada figura que ha vendido más de 1 millon de ejemplares en todo el mundo.



Firmin nace en el sótano de una librería en el Boston de los años 60 junto con sus otros doce hermanos. Su madre acostumbra a volver bastante “morada”, digámoslo así, de sus correrías diarias por lo que se tumba a dormir mientras los ratoncillos se apoderan de sus pezones para amamantarse y como Firmin es el más pequeño, canijo y escuchimizado, habitualmente solo llega a los restos que desdeñan sus hermanos. Comiéndose el papel que cubre su escondrijo descubre una fuente de alimentación y de ahí a comerse los libros apilados en las paredes solo hay un paso.



Entre mordisco y mordisco va leyendo palabras y frases de manera aleatoria. Hasta que se da cuenta de que no solo sabe leer sino que todo lo que lee, lo aprende y memoriza con facilidad (será su dieta rica en celulosa o una especial inteligencia?) descubriendo que disfruta mucho con la lectura. En poco tiempo, además de leerse de manera sistemática todo el sótano de la librería, descubre los conductos y grietas entre las paredes y empieza a espiar el piso superior: la librería, a su dueño y a los clientes que entran, descubriendo un mundo que le fascina.



Cuando Firmin tiene claro que los libros no se han de comer sino leer, releer y apreciar, se aventura a realizar excursiones al mundo exterior para buscar alimento. Entonces le seguimos en su descubrimiento del mundo, con sus peligros, incomodidades y algunos placeres  como son el cine, sus beldades ligeras de ropa  y las películas pornográficas (todo un descubrimiento y una adicción). En nuestro viaje con el protagonista vamos percibiendo que debido a tanta lectura y conocimiento adquirido, muy a pesar de su aspecto, cada vez piensa más como un humano y le son muy familiares el egoísmo, el cariño, la ilusión, la depresión y, especialmente, el rechazo ante su propio aspecto. Cualidades estas que le adornan y que irán saliendo a la superficie conforme su mundo se va desmoronando.



Sam Savage ama los libros y ha logrado transmitir su pasión a esta novela y nos la ofrece en forma de un personaje imperfectamente delicioso y continuas referencias a obras literarias. Firmin es un libro que se lee con facilidad, con un personaje principal que a pesar de la repugnancia que provoca su especie, nos cae bien, muy bien de hecho, y consigue que nuestro viaje a su lado sea ameno y divertido. El final es, lógicamente, inevitable pero en esas últimas diez páginas, la escritura de Savage gana varios enteros más y consigue emocionarnos un poquito, solo un poquito, no olvidemos que se trata de una rata.

Una completa sorpresa que me ha dejado un gran sabor de boca. 


Sam Savage en la Wikipedia
Recomendación: 
Hacer excursiones a la biblioteca y dejarse sorprender por libros desconocidos. 
A pesar del tono ligero de la reseña, escribiéndola escuché 23, la obra magna de Blonde Redhead, con sus gélidas y desoladas catedrales sonoras. También el majestuoso Faith de The Cure o cómo lograr que la aflicción y la desesperanza suenen redondas enmarcando una promesa incumplida.








sábado, 14 de febrero de 2015

Alesssandro Baricco- Emaús. Una Crítica.





Poco antes de ir a dormir y buscando un libro interesante para leer, posé la mirada en el estante en que tengo los de la Colección Compactos de Anagrama y, entre ellos destacando con su ambarino color, atisbé Emaús de Alessandro Baricco. Al momento recordé que lo compré hace tiempo esperando el momento oportuno para leerlo. Pues bien, el momento ha llegado. Aprovecho desde aquí para felicitar a Anagrama por tan magnífica colección, tanto por la enorme calidad de sus títulos como por su diseño de atrevidos colorines, que crean un efecto francamente bonito al unir varios de ellos.

En Emaús, el autor italiano nos cuenta la historia de Bobby, Luca, El Santo y el propio narrador, cuatro muchachos de 17 años, que se tienen una amistad indestructible y cuentan con unas sólidas convicciones religiosas que influyen sobre su manera de pensar y refuerzan cada semana tocando sus instrumentos en las misas de la iglesia. También nos habla de Andre; la chica Alfa por excelencia: guapa, interesante, artista, de clase alta y además, compañera de clase, aunque totalmente inaccesible para ellos.

El acercamiento de Andre a los protagonistas desencadenará la acción, provocando que los chicos tengan que tomar decisiones buscando su propio camino teniendo que afrontar, o no, la novedosa realidad que aparece debido a las consecuencias de sus elecciones. El camino correcto es incierto y cuesta identificarlo, de ahí el título del libro: Emaús, que según el Evangelio de Lucas es una aldea en la que Jesucristo, después de resucitar, se apareció a 2 discípulos y éstos no lo supieron reconocer.

Emaús es una novela iniciática que se sitúa en el momento, 17 años, en que los chicos dejan atrás su cómoda y protegida adolescencia y empiezan a darse cuenta de que las convicciones y seguridades sobre los que se apoyaban se resquebrajan totalmente y son sustituidas por inseguridades y miedos ante la incertidumbre, asomando amenazantes sus propias voluntades y las imperfecciones de sus caracteres que empiezan a configurar los adultos que serán, cambiando a los muchachos que han sido hasta el momento y  afectando incluso a las relación de amistad que mantenían.

A pesar de ser una novela corta, de unas escasas 150 páginas, su lectura puede llegar a hacerse árida. Emaús es una muy buena muestra del estilo de escritura de Alessandro Baricco. Su extrema preocupación por la forma provoca que, en ocasiones, cueste vislumbrar el fondo. Su escritura provoca una niebla de palabras que se convierte en párrafos bellos pero superfluos llegando a desvirtuar el mensaje. En algunos de sus libros su estilo da frutos maravillosos como en Tierras de Cristal, pero en otras, como en éste Emaús o en su sobrevaloradísimo Seda, la historia queda totalmente difuminada por el envoltorio convirtiéndose, por momentos, en tediosa.

Caso curioso el de este libro, ha logrado que los personajes me caigan bien y he encontrado atractivo el enfoque de la evolución de los protagonistas pero no he conseguido disfrutar durante su lectura. Creo que volveré a dejar en barbecho a Baricco un par de años más.


Alessandro Baricco en la Wikipedia
 
Recomendación: 
Tener bien juntos los libros de la Colección Compactos Anagrama. Semejante Preciosidad.
Escribiendo esta reseña escuché el bellísimo y triste Disaffected de los geniales Piano Magic y el hipnótico, gélido y maravilloso Seventeen Seconds de The Cure sin olvidar terminar con Charlotte Sometimes.



domingo, 8 de febrero de 2015

Spoon- They Want My Soul. Una crítica.




Para los uranianos, Spoon son una clara debilidad. La alta calidad de sus trabajos, la oscilación constante entre pop y rock y, sobre todo, la gran cantidad de canciones luminosas que poseen, nos han alegrado la vida en muchas ocasiones. Solo la escasez de estribillos en ellas les ha impedido ser aún más populares. Cuatro años después de su último trabajo publican nuevo álbum, They Want My Soul, el octavo en su carrera, dieciocho años después de la publicación de su debut, Telephono. En el grupo se han mantenido desde sus inicios el vocalista y guitarra Brit Daniels así como el batería Jim Eno, que son los que marcan el sonido de Spoon.

They Want My Soul empieza con 2 canciones, Rent I Pay e Inside Out, que se mueven en las coordenadas habituales del grupo, omnipresente batería marcando el ritmo y la voz de Brit Daniels acompasándose a él mientras su guitarra se retuerce como una serpiente al calor del verano. Tras estas 2 primeras canciones se inicia el viaje que supone el resto del disco, a partir de Rainy Taxi que nos ofrece una canción acelerada y nos conduce al super single, Do You, una vacilona y muy rítmica canción que nos hace mover los pies mientras repetimos el pegadizo título de la canción. Seguimos con Knock, Knock, Knock, con una contundente batería que muestra el camino a unos deliciosos bajo y guitarra acústica que mecen la voz del cantante mientras la canción no deja de crecer llenándose de extraños efectos. Un templo de canción y nuestra favorita del disco. Después de semejante maravilla, la sorprendente Outlier nos lleva de la mano de los Bee Gees a la pista de baile, en un tema con una cadencia destacable filtreando con la electrónica e incluyendo hasta palmadas.

Seguimos con el tema que da título al álbum, They Want My Soul, que nos devuelve a los senderos más habituales del grupo siendo otra fantástica y muy rítmica canción con la voz del cantante sobrevolando entre las guitarras. Después del vértigo de los últimos temas ralentizan con I Just Don’t Understand para, a continuación, dar paso a otro de los grandes temas del disco, Let Me Be Mine con unas enormes líneas de bajo que toman el protagonismo de la canción. No nos hemos dado cuenta y estamos ya en New York Kiss, la canción que cierra el disco, otro tema enorme gracias a su crescendo y a unos teclados que le ayudan a dar matices.

Y así se acaba el disco y sus 37 minutos se nos hacen muy escasos. They Want my Soul es un disco variado, divertido y muy disfrutable que cuenta con 3-4 grandes canciones, especialmente su enorme parte central, y el resto no desentona en absoluto.

Spoon hace ya mucho que son grandes. Ahora además demuestran que son inteligentes. Después de un disco como Transference, bueno pero demasiado repetitivo en sus planteamientos, no han dudado en alejarse de los mandos de la producción y cedérselos a Joe Chiccarelli y Dave Fridmann, que han enriquecido la paleta sonora del grupo dotándola de más elementos y una mayor profundidad. Consiguiendo que este They Want My Soul se sitúe entre las mejores obras del grupo, a la altura de Kill the Moonlight, Ga Ga Ga Ga Ga o Gimme Fiction.

Si nunca les habéis escuchado, no lo dudéis, dedicadles unas escuchas. Nos lo agradeceréis.


Do You

Outlier

Knock Knock Knock

Rainy Taxi

They Want My Soul en Spoti

martes, 3 de febrero de 2015

Los Punsetes- Opinión de Mierda


Que no pase un día sin que des tu opinión de mierda
Que no pase un día sin que cuentes tus miserias
Ni un día sin hacer a alguien de menos
Ni un día sin abrir la caja de los truenos

España necesita conocer tu opinión de mierda
La gente necesita que le des tu opinión de mierda
Un montón de temas sueltos e inconexos
Aguardan el veredicto del experto

Todo lo que piensas es importante
Mejor que lo sueltes cuanto antes
Formas parte de ese noventa por ciento
De gente que se cree mejor que el resto

La gente está buscando en Internet tu opinión de mierda
Todo el mundo quiere conocer tu opinión de mierda
Estás en tu derecho de brindarnos una mierda de opinión