sábado, 31 de enero de 2015

Mourn- Mourn. Una crítica.




En poco tiempo Mourn han pasado de ser unas perfectas desconocidas a poblar las páginas de todas las publicaciones de tendencias, llamémosles, cool. Todavía más desde su fichaje  por el muy prestigioso sello independiente  Captured Tracks (casa de grupos como Soft Moon, Marc de Marco, Beach Fossils o Wild Nothing) para distribuir su disco de debut, publicado inicialmente en el pequeño sello Sones.



Pero todo este revuelo está justificado. Tras la ramoniana portada de su disco debut, el homónimo Mourn, nos ofrecen un trabajo plagado de grandes canciones: las iniciales Your brain is made of candy y  Dark Issues, el single Otitis y su enorme cara B Boys are Cunt, la gritona Marshall  y, especialmente, la reptante y retorcida Silver and Gold. Temas con un marcado aroma grunge en sus guitarras y manera de cantar rabiosamente, que en ocasiones evoca a la mejor Courtney Love, a Sleater- Kinney (y resto de bandas riot grrrl) e incluso no obviaremos la inevitable referencia a los  Nirvana más primerizos. Dejando atrás el grunge, el aura de una doliente PJ Harvey empuñando su guitarra sobrevuela en muchos de los surcos del disco.



El gran mérito del disco está en recoger todas estas marcadas influencias y actualizarlas a nuestro tiempo, consiguiendo un sonido muy compacto. No deja de sorprender su madurez tratándose de un disco debut, denotando el gran trabajo realizado por su productor Lluís Cots. Sus 10 canciones contenidas en unos escasos 22 minutos se nos pasan en un suspiro, provocándonos ganas de volver a escuchar el disco una y otra vez.



Casi nos olvidábamos mencionar la insultante juventud de sus miembros y que dos de sus integrantes son hijas de un afamado músico indie pop,  pero, sinceramente, no les hace ninguna falta la mención ya que Mourn se defiende por sí mismo, siendo un disco que estamos seguros se convertirá en un referente y que ya se ha convertido en la avanzadilla del retorno del grunge, que no lo duden, se producirá en poco tiempo. 

 Otitis 

Your brain is made of candy

Silver gold

Mourn en Spotify

miércoles, 21 de enero de 2015

Mikel Santiago- La Última Noche en Tremore Beach



Hace unos meses tuve la suerte de leer El Periódico en el día en que reseñaba La Última Noche de Tremore Beach, obra debut del escritor Mikel Santiago. Me llamó la atención el encendido elogio que hacía del mismo así como el cóctel de ingredientes que enunciaba: thriller, visiones, Irlanda.. motivos más que suficientes para retener su muy atractivo título y aprovechar la primera oportunidad para comprarlo.



El protagonista de La Última Noche en Tremore Beach es Pete Harper, un célebre pianista que después de fracasar su matrimonio y aún en proceso de aceptación de su  divorcio, ha perdido la inspiración mostrándose totalmente incapaz de componer nada valioso. Para tratar de encontrar a las musas y a sí mismo, se refugia en una aislada casa situada en la playa de Tremore Beach, a cierta distancia de Clenhburran, el pueblecito más cercano (en el condado de Donegan, en Irlanda), dejando muy atrás su vida en Amsterdam, donde quedan su exmujer con sus 2 hijos y su nueva pareja.



Poco a poco, Pete se integra en la vida del pueblo incluso llegando a confraternizar con sus vecinos más cercanos y en una noche de tormenta, después de salir de su casa desoyendo el consejo de una voz dentro de su cabeza, un rayo le alcanza y le encuentran tirado en la carretera, salvándose al ser  hospitalizado a tiempo.



Éste es realmente el punto de partida del libro. Desde este momento, Pete siente un persistente dolor de cabeza y empieza a tener unos sueños (si es que realmente lo son) o  premoniciones muy reales, en las que ve como se cierne una gran amenaza. Cuando van a visitarle sus hijos, éstas aún son más angustiosas ya que los niños también aparecen en ellas. Sueño a sueño, visión a visión, Pete va obteniendo más detalles sobre ello y también mayor certeza de que difícilmente podrán salir de allí con vida. ¿Qué es real y qué es imaginario?. Cada vez está más preocupado y angustiado y los que le rodean empiezan a temerse lo peor. ¿Estará Pete perdiendo la cordura?.



Cuando un día estalla una tormenta y las piezas empiezan a encajar con el decorado en el que se desarrollan sus visiones, Pete sabe que tendrá que proteger a sus seres queridos pero ¿puede uno protegerse de una premonición que se está convirtiendo en realidad?.



A La Última Noche en Tremore Beach lo podemos definir como thriller. La tensión parte desde cero durante las primeras páginas del libro y va creciendo gradualmente conforme la amenaza va tomando cuerpo dentro de la cabeza de Pete, desembocando en un clímax frenético, lleno de acción e incertidumbre, tornándose incluso angustioso para el lector, preocupado por el estado de los personajes del libro a los que no ha podido evitar cogerles cariño durante la lectura.



Una de los grandes aciertos de Mikel Santiago está en como logra contrastar el tono bonito y apacible con que describe la vida y las relaciones en el pueblecito irlandés con el tono opresivo en que narra los momentos presididos por las visiones del protagonista. Todavía sorprende más este dominio de estilo tratándose del debut del novelista.



La Última Noche en Tremore Beach es un libro espléndido, así de claro y sencillo. Su lectura es tremendamente adictiva, logrando que el lector devore las páginas hasta el final de la historia. Mikel Santiago debuta con paso fuerte con una historia poderosa que puede recordar por momentos a John Connolly por los elementos sobrenaturales y cierta violencia soterrada. Libro claramente recomendado.


Página web de Mikel Santiago




Recomendación: 
Leer este libro lo más rápido posible. Seguir de cerca a Mikel Santiago.
 
Escribiendo esta reseña escuché el magnífico Lucky de los poco reivindicados Nada Surf y la genial joya de pop clásico que es The Age of the Understatement de The Last Shadows Puppets (debería ser obligatorio escucharlo cada 3 meses).

sábado, 17 de enero de 2015

James- Moving On


Please don't get me started
Looking backwards to move on.
Strong yet open-hearted,
Accept leaving when leaving's come.

God didn't see it coming,
Never said I love you, hope you knew.
Now my bags are packed and my sails are tacked
And my course is marked by stars,

[2x]
I'm on my way,
Soon be moving on my way,
Leave a little light on,
Leave a little light on,

Time always unwinding,
All these dead lines in my mind.
Seeds and dreams we planted
Took for granted, didn't prove.

Walking down this road
When my pulse beats slow,
Hope to have you close at hand.
When this cycle ends,
Will it start again?
Will we recognize old friends?

I'm on my way,
Soon be moving on my way,
Leave a little light on,
Leave a little light on.

I'm on my way,
On my way, on my way, on my way,
Leave a light on,
Leave a little light on.

I'm on my way,
Soon be moving on my way,
Leave a little light on,
Leave a little light on.

I'm on my way,
On my way, on my way, on my way.
Leave a light on,
Leave a little light on,
Leave a little light on. 

 

sábado, 10 de enero de 2015

Gillian Flynn- Perdida. Una Crítica.







Por norma general, a los que nos gustan los libros también nos gusta dejarlos (siempre y cuando nos los devuelvan, claro) así como que nos presten algunos. Reconozco que este libro, Perdida de Gillian Flynn, me lo dejaron un poco a ciegas y aunque hace tiempo que lo tenía acumulando polvo en un estante, de repente empecé a verlo en todas partes: buenas críticas en blogs literarios de referencias, aparición de nuevo libro de la autora y, sobre todo, el hecho de que se haya estrenado su versión cinematográfica- dirigida por David Fincher, casi nada-. Ante tantas señales no tuve más remedio que ponerme a leerlo con una cierta premura.



Perdida narra la historia del matrimonio Dunne: Nick y Amy. Eran la pareja perfecta: guapos, modernos, viviendo en New York con sus profesiones creativas y resultonas y sin problemas económicos ya que Amy era la heredera de un imperio económico basados en unos libros infantiles -La Increíble Amy- escrito por sus padres y basados en ella.

Pero eso ha quedado atrás, actualmente las cosas han cambiado mucho y debido a que los dos se quedaron sin trabajo, tuvieron que dejar la capital del mundo y trasladarse a otro estado (y casi otro planeta), a North Carthage (Missouri) el pueblo natal de Nick.



Todos estos cambios y, sobretodo, el hecho de haber perdido su fortuna por unas erróneas decisiones financieras así como que Amy no se adapta a su nueva vida de ama de casa en un pueblecito, provoca un gran distanciamiento entre ellos y un grave deterioro en su relación. Al llegar el día de su 5º Aniversario (en el momento del inicio del libro), Amy desaparece sin dejar rastro, apareciendo derribados los muebles del comedor reflejando signos de lucha. ¿La han secuestrado o es Nick el culpable de su desaparición?.



Esta pregunta es la clave del libro y sobre ella se desarrolla la acción. La estructura del libro, con capítulos alternos y dando voz a los dos protagonistas nos va revelando información poco a poco. Nick nos habla en presente y Amy lo hace a través de las páginas de su diario, iniciado 5 años atrás. Conforme avanzan las páginas, el tono de su escritura pasa del de una joven risueña e ilusionada, incluso con un repelente poso bridgetjones, a otro cansado, desesperanzado e incluso asustado y amenazado ante los cambios en la relación con Nick y su comportamiento. Éste nos sigue pareciendo un buen compañero, pero conforme pasan los días van asomando grietas y fisuras en su carácter bondadoso que revelan una maligna parte oscura.



El libro es un claro thriller psicológico y su estructura a dos voces y en dos tiempos es un gran acierto, ya que de esta manera el escritor juega con el lector en base a los indicios que le va facilitando, haciendo que éste vaya tomando partido para así poder resolver la gran pregunta. Resulta muy interesante como afecta a los protagonistas el cambio entre  New York y North Carthage así como también destacaría la manera como la autora muestra la facilidad con que la presión de los medios de comunicación puede manipular la opinión pública, reflejándose en programas sensacionalistas que juzgan y dan su veredicto por anticipado, sin tener ninguna consideración hacia los implicados.



Perdida es un libro entretenido que consigue mantener la incertidumbre, aunque no me ha parecido un libro redondo ni la gran obra que nos han querido vender. Sus 553 páginas se me antojan excesivas. A pesar de ser un libro tramposo con varios golpes de efecto que provocan cambios en los puntos de vista del lector, todo está demasiado alargado llegando un momento en que se tienen ganas de que acabe el libro porque cuesta digerirlo.


Gillian Flynn Welsh en la Wikipedia

Recomendación: 

Aunque no venga a cuento de nada: leer a Bukowski y John Fante. Ver la película Closer.
Escribiendo esta reseña escuché al maestro Nick Cave predicando su irregular Push the Sky Away así como a Damien Rice con su buen disco 9. Y sí, terminé escuchando The Blower's Daughter y pensando en volver a ver Closer.