sábado, 29 de noviembre de 2014

Ornamento y Delito- El Espíritu Objetivo. Una crítica.





Hace ya varios meses que Ornamento y Delito presentaron su tercer disco- sin contar grabaciones anteriores no oficiales-, llamado El Espíritu Objetivo. Disco con una curiosa portada protagonizada por un busto de Clístenes de Atenas (considerado el padre de la democracia, según explica la hoja interior). Disco comprado y paseado por los conciertos del Primavera Sound a un precio de 15e vinilo y CD. Si el precio habitual fuese este, poca piratería habría.



El inicio de El Espíritu Objetivo es contundente, impactante y arrebatador, con 3 canciones enormes como Hidalguía Universal, Carnaval Armado y Laissez Faire que situán el listón muy arriba, nivel que ya no abandonarán en todo el resto del disco.



Los bilbaínos, de la margen izquierda quede claro, siguen instalados en su sonido de reminiscencias ochenteras y resonancias de grupos míticos pertenecientes al post-punk (Joy Division principalmente pero con ecos de The Cure y otros) pero pasados por su tamiz, apropiándose de todo ello para conformar un sonido propio muy particular, con claro protagonismo de unas guitarras enmarañadas que dotan de un subsuelo ponzoñoso a las canciones sobre el que discurren las letras, destacando la forma de cantar recitando tan particular y reconocible de G.G. Quintanilla con su voz de locutor radiofónico. En este disco encontramos grandes canciones como son El Hundimiento, Pioneros (con un claro hilo conductor con el Disintegration de los Cure),  Zona Algo Más o El Fin de las Ideologías. Además, en El Espíritu Objetivo nos sorprenden gratamente con unas canciones más directas e inmediatas gracias a la presencia de unos juguetones sintetizadores (la muy discotequera Carnaval Armado, Radio y Los Fantasmas del Windsor, a las que podríamos calificar casi de singles y que pueden recordar por momentos a Depeche Mode).



Las letras de Ornamento y Delito siguen siendo muy crípticas contándonos historias en las que campan a sus anchas las críticas al poder establecido así como a la frivolidad y falta de valores que nos envuelve. También sigue muy presente la sensación de permanente desarraigo del emigrado en su nueva ciudad y la añoranza de su tierra natal recordada con una cierta sensación de desencanto.



El Espíritu Objetivo es un gran trabajo, recuperándose del ligero bajón que supuso el anterior Adorno y situándose incluso por encima de su magnífico primer disco Rompecabezas de Moda y Perfección Moral. Ornamento y Delito siguen ahondando y experimentando en su sonido característico, hecho que les ha convertido en uno de los mejores grupos de este país a pesar de que no reciban todo el reconocimiento que se merecen.

Carnaval Armado

Laissez Faire

Radio



El Espíritu Objetivo en Spoti



miércoles, 19 de noviembre de 2014

Lost Fills- Mañanas Benjamín


I seguirem sa festa amb tassons de plàstic
i cigarros robats als quillos que van de pastis.

Serà un dematí Benjamí !!
Serà un dematí Benjamí !!

Ampliarem ses àrees de parranga i festa.
El Passeig Marítim serà una turmenta.

Serà un dematí Benjamí !!
I follarem com a conills !!

Surt el sol i ho veiem més clar.
Has de posar-nos qualcuna cançó
on el tito que canti no faci es colló. -

Indubtablement serà
un escàndol important el fet
de sentir-nos lliures i una micona col·locats. -

Inventarem un himne que causarà sordesa
ho cantarem als polis amb poca fluïdesa.

Serà un dematí Benjamí !!
Serà un dematí Benjamí !!

Ens donaràs alegries de pollastre
i qualsevol desastre serà harmonia.

Serà un dematí Benjamí !!
I follarem com a conills !!

Surt el sol i ho veiem més clar
Has de posar-nos qualcuna cançó
on el tito que canti no faci es colló. -

Indubtablement serà
un escàndol important el fet
de sentir-nos lliures i una micona col·locats. - 


domingo, 16 de noviembre de 2014

Guillermo del Toro, Chuck Hogan- La Trilogía de la Oscuridad: Nocturna, Oscura y Eterna. Una crítica.




Estoy en mi librería habitual, las letras de la portada de un libro me llaman la atención y provocan una buena dosis de sorpresa, Nocturna de Chuck Hogan y Guillermo del Toro. El mexicano ha escrito un libro? No tenía ni idea y lo mejor de todo, en estos tiempos de información inmediata, no he visto visto nada al respecto. Poco después me entero de que no es un libro, sino que Nocturna forma parte de La Trilogía de la Oscuridad, formada además por Oscura y Eterna. Como la obra cinematográfica de Guillermo del Toro siempre me ha atraído, no paro hasta conseguir los 3 libros y así poder leerlos seguidos.

El planteamiento de la historia es tremendamente atractivo. Un avión procedente de Berlín aterriza en el JFK de Nueva York. Al rato, el avión desaparece de la pantalla de los controladores y cuando los operarios de tierra lo localizan en una pista, está  inmóvil, totalmente a oscuras y sin emitir ningún sonido. El avión permanece herméticamente cerrado con 210 personas a bordo y ninguna señal de actividad.

Cuando logran entran en el avión el panorama es desolador. Nada se mueve, no hay ningún signo de violencia pero todos están muertos. Al poco rato, 4 de ellos se despiertan repentinamente sin recordar nada en absoluto de lo que ha pasado.

En la autopsia de los cuerpos de los fallecidos, los resultados son sumamente desconcertantes. Los cadáveres tienen una pequeña incisión en el cuello, imperceptible a simple vista, y la sangre ha desaparecido de los cuerpos sustituida por una sustancia grumosa de color blanco.  Todo esto despierta la inquietud en los doctores del CCPE (Centro Control y Prevención de Enfermedades), Ephraim Goodweather y Nora Martínez, que empiezan a pensar que se trata de un virus desconocido y muy contagioso. 



Todo esto coincide con un eclipse total de sol que deja la ciudad de New York en la oscuridad. ¿Coincidencia, efeméride buscada?. Cuando se constata que los cuerpos de los fallecidos en el avión han desaparecido de la sala de autopsias ya no parecerá una inocente casualidad. Y menos todavía cuando contacte con los doctores del CCPE un anciano de origen armenio, llamado Abraham Setrakian, quien les empezará a explicar una rocambolesca historia sobre un vampiro -strigoi- que ha aterrizado en New York y que va a provocar una plaga totalmente incontrolable que va a suponer la perdición para la humanidad, utilizando para ello a los pasajeros del avión. Ante la incredulidad inicial de los médicos, los hechos van dando la razón al anciano.



Ante esto, a Eph y Nora no les queda más remedio que buscar a Setrakian para tratar de luchar contra la plaga con sus enseñanzas, incorporando a su equipo a Vassily Fet (un experto exterminador de ratas y otras plagas urbanas) y a Gus Elizalde– un buscavidas mexicano-. Este será el grupo de héroes que, como si fuese la Resistencia, se enfrentarán a la invasión pero la inferioridad de condiciones provocará que sus esfuerzos sean en vano. O puede que no. 

El gran acierto del libro radica en que todo concuerda. La explicación del origen del Mal, su preservación y crecimiento en el tiempo, las razones de su expansión y las maneras de combatirlo. También me ha parecido muy interesante la explicación fisiológica de la transmisión de la plaga facilitada por los doctores, tratando a la infección como un virus y su incidencia en el cuerpo humano. Particularmente lo que más me ha gustado ha sido el uso de saltos temporales para explicar la historia de Abraham Setrakian, especialmente, su estancia en un campo de concentración por su condición de judío. En él, campa a sus anchas el mal absoluto, amparado y aprovechándose del reflejo perverso de su malignidad creado por lo peor del ser humano.



Quien pueda pensar que como la historia está escrito por un personaje famoso será muy ligera se equivoca de pleno. Se trata fundamentalmente de una historia de dominación vampírica y la acción es constante pero los autores también se han esmerado en la  composición de los personajes, especialmente Eph y los problemas con su divorcio y paternidad. A pesar de sus 1500-1600 páginas el libro se devora con avidez debido a la gran cantidad de acción y los diferentes focos en los que se va desarrollando. Aunque la historia decaiga un poco durante el segundo libro y la resolución sea un poco embarullada, en ningún momento se hace plomizo siendo muy adictiva su lectura. 



A pesar de la coartada que supone la historia de vampiros, se pueden realizar varias   interpretaciones sobre la trama. La más evidente sería la de los abusos cometidos por los regímenes totalitarios y la sumisión del pueblo utilizando para ello el contexto histórico del nazismo pero también se puede actualizar sustituyendo al tirano por las grandes corporaciones multinacionales, que son las que realmente mueven los hilos del mundo. Sin olvidar el egoísmo humano, dispuesto a sacrificar a sus semejantes en beneficio propio.



En definitiva, La Trilogía de la Oscuridad derrocha imaginación y consigue evadir al lector de la realidad sumergiéndole en el mundo propuesto por los autores. La historia es tremendamente visual y fácilmente guionizable (algo previsible dados sus autores, de hecho ya existe la serie The Strain basada en la trilogía), produciendo mucha satisfacción su lectura. Muy recomendable como lectura de evasión.




Chuck Hogan en la Wikipedia
Chuck Hogan

Recomendación: 
La serie The Strain, basada en estos libros.

Mientras escribía esta reseña he escuchado a la siempre elegante Suzanne Vega en Beauty&Crime,  el regular Voices de Phantogram, el notable Do the Beast de The Afghan Whigs y el oscuro y metálico Política de Tierra Quemada de Antiguo Régimen.