viernes, 29 de agosto de 2014

Dead Man's Bones- My body is a zombie for you


Ooooh, ooooh, ooooh
I can't fit in this skin
It's worn and useless thin
The size of the eyes and the flies in the sky
Make it hard to see to the end

My body's a zombie for you
Ooooh, ooooh, ooooh
My body's a zombie for you
Ooooh, ooooh, ooooh
My body's a zombie for you

The smell of my breath
From the blood in your neck
My, oh my
Soul from the lands unknown
So I can play the strings of death

My body's a zombie for you
Ooooh, ooooh, ooooh
My body's a zombie for you
Ooooh, ooooh, ooooh
My body's a zombie for you
Ooooh, ooooh, ooooh
My body's a zombie for you

I'm a z-o-m-b-I-e
Zombie


martes, 26 de agosto de 2014

Arto Paasilinna- El Año de la Liebre. Una crítica.





Novela corta de 181 páginas, publicada dentro de la colección Panorama de Narrativas de Anagrama (los de portada amarillo crema) siempre sinónimo de calidad y escrita por Arto Paasilinna, uno de los escritores preferidos de este blog, apunta a libro perfecto para las noches de agosto.



El Año de la Liebre narra la historia de Vatanen, un periodista hastiado de su profesión, su matrimonio y su vida en general. Volviendo por carretera a Helsinki con su compañero fotógrafo, atropellan a un lebrato. Vatanen se interna en el bosque para intentar curar al animal y ante su tardanza, su compañero decide irse. Al encontrarse solo, el protagonista decide adoptar al animal y de modo catártico, dejar su anterior vida atrás e iniciar una de nueva, en busca de una anhelada libertad junto a su nueva mascota.



A partir de este momento seguiremos al protagonista en sus andanzas por toda Finlandia: como bombero voluntario,  vendiendo restos de  maquinaria de la 2ª Guerra Mundial, discutiendo con seguidores de los espíritus de los bosques, emborrachándose y despertándose en la otra punta del país al lado de una agraciada mujer hasta que, finalmente terminá en la URSS persiguiendo ciegamente a un oso para darle caza.



Me gusta mucho Arto Paasilinna. Casi podría decir que es uno de mis escritores preferidos habiendo leído casi todos sus libros publicados en castellano. El finés es uno de los grandes del humor negro, retratando a sus paisanos como personajes extremos, contestatarios  y algo revolucionarios (o locos). Aunque en El Año de la Liebre se hace evidente que se trata de una de sus primeras obras y el comportamiento de Vatanen no responde a ningún patrón lógico, es decir, el protagonista va dando bandazos sin que nada lo justifique y, finalmente, la lectura del libro deviene en una sucesión de actos sin sentido a los que el lector asiste sin involucrarse lo más mínimo en la trama. Por suerte, en obras posteriores Paasilinna desarrolla mucho mejor el perfil psicológico de sus protagonistas.



El libro se lee con rapidez y tiene momentos divertidos pero es demasiada ligero y no deja ningún rastro en el lector. Del mismo autor son mucho más satisfactorios El Bosque de los Zorros o la extraordinaria Delicioso Suicidio en Grupo, a mi entender las mejores obras que nos han llegado del finés.



Arto Paasilinna en la Wikipedia
Arto Paasilinna

Recomendación: 
Los  mencionados El Bosque de los Zorros y Delicioso Suicidio en Grupo, aunque también El Molinero Aullador y El Mejor Amigo del Oso. Leer a Paasilinna con un Atlas al alcance de la mano siempre ayuda a seguir las correrías de sus personajes.

  

viernes, 22 de agosto de 2014

David Vann- Sukkwan Island. Una crítica.




Hace unos días estando de vacaciones pasé por un pueblo de Girona, La Bisbal de l’Empordà, mientras recorría calles y callejuelas me encontré con una librería que tenia libros expuestos en la calle, sobre una mesa. Lo cierto es que eran libros bastante escogidos y entre ellos, un poco escondido, estaba éste Sukkwan Island de David Vann. El título me sonaba de alguna reseña que había leído, aunque casi no la recordaba, pero su sinopsis me atrajo poderosamente y decidí comprarlo allí mismo.



El libro narra la historia de un padre que tras divorciarse por 2ª vez, deja su trabajo como dentista, vende sus posesiones y se compra una isla en la que hay una bonita cabaña. Deja atrás su vida anterior y se instala en ella junto a su hijo, Roy, de 13 años.

Lo que puede sonar paradisíaco no lo es tanto ya que la isla, Sukkwan Island, se halla situada en el sudoeste de Alaska, tiene un clima extremo con únicamente 2-3 meses de sol y frío y nieve extremos, su superfície está cubierta de bosques y vegetación agreste, la línea de montañas llega casi hasta el mar y en ella moran animales salvajes.



Con este planteamiento inicial, David Vann nos presenta su primera obra (enmarcada dentro del libro de relatos Legend of a Suicide, stories and a novella de la que Sukkwan Island es la novela del título). Conforme avanza su lectura, el autor nos traslada a la isla al lado de los personajes y mientras nos describe el transcurrir de los días acercándose al invierno, percibimos con desagradable sorpresa, que el padre no tiene ningún tipo de preparación ni previsión para sobrevivir en la isla. Además nos descubre su carácter cambiante, casi bipolar y, lo peor de todo, su hijo es un desconocido para él y no entiende que no es más que un niño y que él tendría que comportarse como un adulto, su padre.



Y ahí está el gran mérito del escritor, con su descripción minuciosa del día a día nos hace tangible el abismo que se abre entre padre e hijo. Al sumarle los problemas derivados del hostil entorno natural que les rodea y las extremas condiciones climáticas que provocan que su quehacer diario sea más que una lucha por su supervivencia, logra que, como lectores, vislumbremos a lo lejos la formación de los negros nubarrones que poco a poco van cercando a los protagonistas y que solo pueden conducir a la tragedia, mientras nos invade la desazón y vamos paladeando el amargo sabor de asistir a lo inevitable sin poder hacer nada.



Como dice el gran Milo J. Krmpotic leer a David Vann es como mascar tierra o como chupar piedras antes de masticarlas tratando de enternecerlas. Pocos autores consiguen que el lector relea varias veces una página sin que quiera creer lo que está escrito, hasta que termina aceptándolo porque sabe que el texto no cambiará, por mucho que se desee todo lo contrario.



Una novela durísima, concisa, sin lugar para la ternura y dotada de un lenguaje muy preciso, todo ello provocando que cueste avanzar en su lectura pero no se pueda ni quiera renunciar a ella.



De acuerdo con los medios entendidos, con esta historias dura y sin concesiones podemos equiparar a David Vann con autores como Cormack McCarthy o Donald Ray Pollock, afirmación con la que desde aquí estamos totalmente de acuerdo.


David Vann en la Wikipedia
David Vann


Recomendación: 

Cualquier posterior publicación del autor y los libros de Donald Ray Pollock. También los geniales discos de los japoneses Downy.
Mientras escribía esta reseña he escuchado el excesivo pero plagado de grandes canciones Barcelona de Eric Fuentes así como el hipnótico 4 de los impresionantes Downy.


lunes, 18 de agosto de 2014

El Columpio Asesino- Ballenas Muertas en San Sebastián. Una crítica.




Ballenas Muertas en San Sebastián es el quinto disco de la banda pamplonica. Disco muy esperado después de la repercusión de su anterior trabajo, Diamantes, y especialmente por su single Toro que hizo que El Columpio Asesino trascendiera las fronteras del “indie” llegando a un público más mayoritario.



El disco se inicia con una Intro que da paso a 3 canciones mayúsculas: el primer single Babel, Escalofrío, y la que da título al disco Ballenas Muertas en San Sebastián. 3 auténticas bombas rítmicas, 3 canciones en las que la tensión contenida va creciendo hasta que que desborda y estalla en sus estribillos.



A continuación nos dan un respiro con A la Espalda del Mar, situada en la mitad del disco para prepararnos para afrontar lo que nos queda, Susúrrame y especialmente la dupla formada por, a nuestro entender la mejor canción del disco, La Lombriz de tu Cuello y Entre Cactus y Azulejos, que concluye de forma desasosegante y angustiosa con los gritos poderosos de Cristina Martínez.



Un disco corto, de escasos 32 minutos, repleto de ritmos obsesivos y machacones  (el kraut-rock es protagonista en varias de las canciones), guitarras escondidas que arañan y rasgan,  bajos graves y punzantes que junto a la acelerada batería dan como fruto una gran base rítmica. Disco abrasivo, desasosegante, intenso e incluso violento e insano por momentos, empezando por su portada y continuando en algunos de los títulos de las canciones, con letras que nos sugieren imágenes explícitas que traducen el malestar de la sociedad en la que nos encontramos y la podredumbre que anida sobre su superficie.



Frases como “Botes de humo, guantes de cuero, es abatido un ruiseñor. Yo disparé, arde Babel, arde Babel con sus torres de papel” o “Un coche bomba estalla en Moscú. Venecia apesta cada día más. Un ferry a la deriva sin capitán. Ballenas muertas en San Sebastián”, traslucen claramente estas sensaciones opresivas.



Ballenas Muertas en San Sebastián nos confirma el paso adelante dado por El Columpio Asesino y nos entregan un disco espléndido, posiblemente, el mejor de su carrera, sin tener ningún single pluscuamperfecto como Toro, ni falta que le hace, pero con un conjunto de canciones de elevado potencial tanto en la pista de baile como en una sala de conciertos y mucho más compacto y homogéneo que su anterior trabajo.

BABEL
 

LA LOMBRIZ DE TU CUELLO


BALLENAS MUERTAS EN SAN SEBASTIÁN


BALLENAS MUERTAS EN SAN SEBASTIÁN EN SPOTI


sábado, 16 de agosto de 2014

David Trueba- Abierto Toda la Noche. Una crítica.


Compré este libro el pasado Sant Jordi al aberrante precio de 2 euros, en una parada con fines humanitarios  y regentada por una amiga. Además, para ayudarle a vender no dudamos en redecorarla (a la parada, no la amiga).



De David Trueba ya había leído la desternillante Cuatro Amigos y la deliciosamente amarga Saber Perder, obras posteriores a ésta Abierto toda la noche, primera novela -1995- del autor. Con lo que me habían gustado las anteriormente citadas, estaba con Arial 18 en mi lista de novelas a leer próximamente.



Abierto toda la noche nos presenta a una familia muy especial, los Belitre, que se encuentran en un momento de cambio ya que abandonan el modesto piso donde habitaban para trasladarse a un palacete que les ha caído en herencia. No a ellos, exactamente, sino a su excéntrica abuela Alma. La familia está compuesta por los padres y sus 6 hijos, todos varones y con características y aficiones muy marcados.



Estos 6 hijos son: Felisín, aficionado y, a veces, crítico de cine que acaba de casarse impulsivamente con Nicole –una francesa atractiva que se dedica a tomar el sol e ir de compras-. Basilio, feo, casi repulsivo y muy acomplejado por su físico nada favorecido. Nacho, todo lo contrario que Basilio: guapo, encantador y con enorme éxito entre las mujeres. Gaspar, volcánicamente romántico y que, siendo adolescente, ya sabe que solo puede ser escritor. Matías, que padece el Síndrome de Latimer (enfermedad psicótica inventada por el autor) por el que se cree que es otra persona y actúa como tal, en este caso su padre. El pequeño es Lucas, un niño punzante, hiperactivo y que no para de hablar en todo el día. Sus edades van desde los 28 años del mayor hasta los 9 del más pequeño.



A ellos les hemos de sumar a la abuela Alma, que hace ya tiempo decidió no salir de la cama y que sigue enviando cartas a sus amigas fallecidas. A su marido, el abuelo Abelardo, devoto convencido, cruzado antitabaco y poeta de poco alcance. Al doctor Tristán Bausán, psiquiatra de métodos discutibles que se instala en una tienda de campaña en el jardín de los Belitre para tratar de curar a Basilio. A Mayka, prostituta con corazón y pocas luces. A John y Paul, Testigos de Jehová que debaten de teología con el abuelo y a Sara, la cuidadora de la abuela y que revolucionará a la mayoría de los Belitre.



Estos son los personajes que pueblan el libro y conforman el ecosistema familiar con sus comportamientos y actitudes de cariño, rivalidad, autoridad, solidaridad, etc. En definitiva, sus relaciones tejen el entramado interno de la familia y el autor explota de manera desternillante las inmensas posibilidades que le proporciona una tan numerosa. Pero bajo esta superficie de trazo ligero flotan otros aspectos como pueden ser: el vacío de los padres de familia al sentir que se han volcado tanto en sus hijos que se han olvidado de ellos mismos, los efectos devastadores de una enfermedad mental en su interior, la actitud ante los primeros amores volcánicos en los adolescentes, la lucha contra el mundo del ser físicamente repugnante, la facilidad de convivir con el éxito del triunfador. Todo ello perfectamente encajado dentro de, como dice la solapa del libro, el único local abierto toda la noche, la familia. Aunque realmente esté abierto toda la vida si se consigue encauzar debidamente y si las circunstancias lo posibilitan, claro está.



Al leer la novela el autor consigue hacernos reír en muchas ocasiones con las desventuras y ridículos de los integrantes de la familia Belitre al trazarlos con unos comportamientos tan extremos, pero el gran mérito de David Trueba está en que a pesar de las risas, sus personajes tienen entidad propia y están muy definidos, logrando que el lector coja cariño a cada uno de ellos y aunque sea una obra tan claramente humorística, consigue emocionarnos hasta el punto de ponernos el corazón en la garganta cuando la trama lo provoca y al terminar el libro, nos despedimos de ellos con cierta añoranza.



Abierto toda la noche no será citada como una obra clave en la literatura contemporánea pero consigue hacernos reír y emocionarnos y creo que ese era el propósito de David Trueba al escribirla. Supongo que sería mucho profetizar que algunos de los comportamientos de los integrantes de la familia tienen una base real más o menos lejana, pero estoy casi seguro de ello. 

OTRAS RESEÑAS DEL AUTOR: BLITZ

David Trueba en la Wikipedia
David Trueba


Recomendación: 
Óbviamente, sus libros posteriores Cuatro Amigos y Saber Perder.
Mientras escribía esta reseña he escuchado el monumental Carved in Sand de The Mission, el tratado de pop clásico y atemporal The Age of Understatement de The Last Shadow Puppets, el bonito y delicado Keep Walking or I'll Kill You de las australianas Agnes Kain y el carámelo pop de limón que es Sealed with a Kiss de los suecos Alpaca Sports.



sábado, 9 de agosto de 2014

The Posies- Please return it



Now, now is the time
Time to reckon
Time to beckon, be surprised
Like a letter
I just sent it, please return it, just forget it
When we live the life we live
Its never ours completely
Not completely
Like a movie, like a style, please return it, please return it
Like a favor, like a glance, please return it, please return it

8, 8 is the hour
Hour of our trials, ours too sickening to live
Please return it
Put it back, I take it back, I can burn it
When you let me live my life
You didnt do it completely but you were discreet
Like the year I spent comparing me to you, please return it
Like a servant, like a sewer, please return it, please return it

Theres an upside -- there has to be an upside
Theres an upside -- there has to be an upside
Theres an upside

When you took me by surprise
Thats half the fun of everything
Do you miss the point like I do?
In the certainty of friendships you can ask
Please return it
Bring the balance back to you
In returning

Theres an upside -- there has to be an upside
Theres an upside -- there has to be an upside
Theres an upside -- there has to be an upside


sábado, 2 de agosto de 2014

John Connolly- Los Atormentados. Una crítica.

Los Atormentados es el séptimo libro de la serie del detective Charlie Parker, escrita por el irlandés John Connolly  y ambientada en el estado americano de Maine.


En esta ocasión el libro empieza con la llamada a Parker por parte de la hija de un psiquiatra infantil desaparecido hace años. Tanto tiempo después, un hombre está acosándola, haciéndole preguntas sobre su padre. Ella tiene miedo y encarga al detective que lo mantenga lejos.


A partir de este inicio, Charlie Parker irá desenmarañando una red de abusos infantiles que se ha llevado a cabo en la zona durante muchos años y con numerosas víctimas. El descubrimiento de que el acosador, Merrick, es el padre de una de esas víctimas, que en su caso falleció, hace que nuestro protagonista empiece a entenderle y, como Merrick, quiera encontrar a los culpables, que pueden tener relación con una comunidad religiosa que floreció muy cerca de allí actualmente abandonada, aunque no sea el caso en el que trabaja. Sus investigaciones no han de perjudicar a los intereses de su clienta aunque su padre desaparecido parece ser un elemento clave en la investigación.


Hay una serie de características comunes en todos los libros de la serie: apariciones y presencias sobrenaturales, violencia explícita y una creciente tensión en la narración, afán de justicia y de búsqueda de la verdad, por parte del protagonista, que acaba pareciendo una lucha entre las fuerzas luminosas del Bien contra la oscuridad del Mal. Aparición de personajes desasosegantes, o sencillamente repulsivos, como en este caso El Coleccionista (un viejo conocido de la serie). Y la dificultad, por parte de Parker, de conjugar la entrega desesperada a su trabajo con la vida familiar, salpicada además con el permanente recuerdo de su primera esposa e hija asesinadas. Además en cada libro, Connolly nos aporta algún detalle sobre los orígenes de Parker que hace que cada vez le comprendamos más.


Pero no solo tenemos eso, John Connolly es un gran escritor. Sus descripciones son absolutamente precisas, el conocimiento del estado de Maine es sorprendente y su manera de describir una comunidad, o contar historias del pasado encaminándolas hacia el presente, y enlazarlas en la historia es magistral. Su forma de dar punzadas hasta confeccionar un perfecto tapiz donde todo encaja es admirable. Como en todos sus libros las más de 500 hojas de la novela se devoran con fruición y al acabarla no podemos más que sorprendernos del ajustado encaje de las piezas, deseando empezar otro libro de la serie.


De todos modos, reconocemos que la aparición de elementos sobrenaturales, la tensión creciente y la explicitez con que se muestra la violencia exigen un esfuerzo al lector que con otros autores no es necesaria. Para nosotros todo esto provoca que el resultado sea  más placentero y ha conseguido que John Connolly sea junto a Andrea Camilleri, en un plano totalmente diferente, nuestro escritor de novela negra preferido.

OTRAS RESEÑAS DEL AUTOR:
- LOS HOMBRES DE LA GUADAÑA/ ELS HOMES DE LA DALLA

John Connolly en la Wikipedia
John Connolly

Recomendación: 

Empezar la serie, encarecidamente, y por el primer libro de la misma: Todo lo que muere.
Mientras escribía esta reseña he escuchado Pe'ahi de los siempre eficaces The Raveonettes, el novísimo World Peace is none of your business del genial Morrissey y el genial disco de Antiguo Régimen, Política de Tierra Quemada,  otro gran disco dentro del revival post-punk.