miércoles, 6 de marzo de 2013

Maronda- La Orfebrería Según los Místicos. Una crítica.




Pues ya tenemos aquí el nuevo disco de Maronda “La Orfebrería según los Místicos” y había cierta expectación entre sus fans sobre si serían capaces de mantener el nivel, elevado, de su primer disco “El Fin del Mundo en Mapas” que ha convertido a Maronda en el mejor grupo desconocido de este país.

El grupo formado por Pablo Maronda y Marc Greenwood, nos entregan 12 canciones que duran apenas 36 minutos, con una media de duración de menos de 3 minutos ya que la última canción dura 7 rompiendo la tónica general del disco. Chicos listos estos valencianos sabedores de que es mejor dejarnos con ganas de más antes que empalagarnos.

Maronda siguen ahondando en ese pop luminoso que tan bien dominan con instrumentaciones muy claras y nítidas en la mayoría de temas y con ecos de bandas clásicas como The Kinks, The Byrds e incluso The Beatles, y sobretodo, The Smiths. Lllevándolos a terrenos físicos más próximos podríamos hablar de Los Brincos y Los Ángeles.

La temática principal de las canciones sigue siendo el amor, o mejor dicho el desamor, centrándose en varias canciones en los momentos posteriores a la ruptura; tiempo de añoranza, reproches y sobretodo, de echar mucho de menos a la otra persona. Hay alguna nota de realidad social pero más como descripción del entorno actual que no como canción protesta.

El disco se abre con el primer single, Volverás, perfecto ejemplo de canción pop que bajo la apariencia de una melodía alegre esconde una letra triste. A continuación sigue con El Ruido Eterno y Me Fui Antes de Verte Llegar, otras 2 canciones claramente pop pero con mayor presencia de bajo y batería que le dotan un gran sentido rítmico a ambas. La temática de las letras sigue siendo la ausencia de la, hasta hace poco, pareja.

En la siguiente canción, Las luces resplandecen, se puede valorar lo bien que canta Pablo ya que la música parece que tan solo acompañe a su voz, contrapunteada con unos delicados arreglos. Y luego, salta la sorpresa con He Hablado con Ella;  un muro de guitarras? pues sí, un tema shoegaze en medio de un disco pop y la bordan, vaya si lo hacen.

Continuamos con un regalo de canción: La Recriminación, una bonita y omnipresente línea de bajo marca el ritmo de la melodía (aunque posiblemente no le pase a nadie más, esta canción no deja de recordarme el Guns of Brixton de The Clash). Además la bonita voz de Sandra Belda da la réplica a Pablo Maronda convirtiendo La Recriminación en una canción preciosa, de las que a final de año tienen que estar arriba de todo en las listas de mejores canciones.

Con la siguiente, El Pájaro Cuco y la Muerte, el disco se vuelve más oscuro siendo este otro tema con una importante base guitarrera, pudiendo decir que es el segundo tema shoegaze del disco. Continuamos en un tono oscuro y apagado con La Piedra  Negra. En el siguiente tema, La Cristiandad, retomamos caminos más poppies en un tema con un gran trabajo de guitarras y arreglos de cuerdas (mandolinas?) que le dan cuerpo y a la vez embellecen. Seguimos con Vivimos en Democracia una deliciosa canción que bajo la apariencia de crítica social no hace más que describir los problemas de una pareja.

Llegamos así a la penúltima canción del disco, Viaje al Fin de la Noche, que pese a tener un gran trabajo de los instrumentos de cuerda se desperdicia por la peor letra del disco. Esa rima noche-coche es demasiado evidente y repetitiva. El disco acaba con Los Últimos Días de Arcadia, canción que rompe con toda la homogeneidad del disco. Tal y como he dicho antes, dura 7 minutos mientras que la mayoría de las anteriores no llega a las 3. Se trata de una canción relato hablando de la juventud del narrador y así como las canciones anteriores las letras pueden ser tristes pero envueltas en melodías alegres, en ésta el tono melancólico se impone y te contagia.

En resumen, lo han vuelto a hacer. Maronda nos ha entregado un disco delicioso. Pablo Maronda sigue demostrando que es un cantante fabuloso y hace tiempo que tengo claro que Marc Greenwood es el mejor bajista de este país. La producción del disco es muy acertada sonando todos los instrumentos muy nítidos excepto en las 2 canciones más shoegazeras en que se busca, y se encuentra, el muro de sonido. Los diferentes arreglos de cada canción se notan muy cuidados y toda ellas muy trabajadas.

Además siguen siendo originales al no tener absolutamente nada que ver con el prototipo de grupo indie clon planetario que impera actualmente en nuestra escena.

Concluyendo, La Orfebrería según los Místicos es un disco delicioso que debería hacer ganar cotas de popularidad a Maronda.

Muchísimas ganas de verles en directo a ver si son capaces de trasladar toda su luz y nitidez a un escenario.

Los vídeos:
VOLVERÁS

LA RECRIMINACIÓN


El disco en Spotify

2 comentarios:

  1. Una vez más de aquí a Spotify gracias a tí. Me pasma la cantidad de música que descubro aquí
    Gracias y besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, supongo que debe ser equivalente a la cantidad de libros que me haces apuntar.

    Un beso para ti.

    ResponderEliminar